garantia adicional de vehiculos pesados e industriales

Lo relativo a la garantía se rige actualmente por el Real Decreto Legislativo 1/2007 (texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuariosy otras leyes complementarias), que deroga la Ley 23/2003 de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo. En dicha normativa se establece, que la garantía mínima que debe ofrecer un fabricante con un coche nuevo es de dos años, durante los cuales la marca debe reparar cualquier avería debida a un fallo de fabricación en el vehículo, sin coste alguno para el comprador y sin límite de kilometraje.

Si vende el coche antes de que termine el período de garantía mínima, debe tener en cuenta que la garantía legal está aparejada al propio vehículo. Pasará así al nuevo propietario, que tendrá que pedir un nuevo certificado de garantía(conlleva un coste de unos 30 euros).

Ojo: Los accesorios que estén instalados en su coche de fábrica con garantia del automovil, como las llantas o el equipo de audio quedan cubiertos por la garantía legal, pero si ha adquirido e instalado el accesorio a posteriori en un servicio oficial, aunque esté dentro del periodo de garantía del vehículo, no quedará cubierto por la garantía legal. Dicho accesorio como tal, dispondrá por su parte de dos años de garantía.

Si tiene una avería, dentro del período de vigencia de la garantía, debe tener en cuenta que será necesario acudir a cualquiera de los servicios oficiales de la marca para la reparación. En caso de que sufra una avería en el extranjero, dentro del período de garantía, lo habitual es que tenga que abonar la reparación en el país en el que se encuentre. Una vez de vuelta en España, podrá reclamar este importe a la marca y en un plazo inferior igual o inferior a un mes, como norma general, le será devuelto el importe de la reparación.

No confunda la garantía mínima con la garantía comercial. La comercial es una garantía adicional, aunque las dos pueden disfrutarse a la vez. Algunas marcas, ofrecen la garantía comercial de forma gratuita y voluntaria y puede durar hasta que acaba el tercer, quinto o séptimo de año de vida del vehículo o incluso por límite de kilómetros (dependiendo de la marca). Las coberturas de este tipo de garantía las especifica cada marca.

En cuanto a la extensión de garantía (parecida a la garantía comercial), es más bien un contrato contra averías mecánicas por un plazo determinado por la marca de garantia de vehiculos industriales donde debe aparecer el nombre y dirección de la empresa que da la garantía especificada (que suele ser una aseguradora y no la propia marca). Por norma general, cubre entre el tercer y quinto año de vida del coche; pero además, puede tener un límite de kilometraje estipulado.

En cuanto a las reparaciones que abarca este tipo de garantía, son simplemente las averías que se especifiquen explícitamente en el contrato. Puede tratarse de sustitución de piezas electrónicas y mecánicas que impidan el funcionamiento correcto del coche y siempre que no sean elementos de desgaste, o servicios como el remolque del vehículo hasta un servicio oficial de la marca en caso de avería. Estas extensiones de garantía pueden ser a todo riesgo, o “por paquetes”.