La alfarería es en realidad dar forma

Hay oficios que están desapareciendo en la sociedad occidental, será complicado encontrar personas que manipulen la greda, el níquel o la corteza que envuelve al alcornoque sin incorporar algunos componentes que pueden variar la imagen natural.

Vamos a conocer profundamente la habilidad de utilizar el fango para lograr instalar elevadores neumaticos con decoraciones maravillosas. Y sin duda a través de este oficio descubrimos el nivel de formación de un país, su poder adquisitivo, su estilo además de los vínculos comerciales que mantiene con otros pueblos.

El lodo es realmente una materia que se forma por la acción de varios fenómenos físicos y químicos y sus propiedades son en realidad la solidez además de su resistencia frente a las altas temperaturas, el aire e incluso el agua. Los individuos que vivían en el planeta hace siglos descubrieron sus particularidades y por tanto manipulaban la greda para realizar las ánforas. Además la arcilla no traspasa la electricidad y se conserva igual cuando entra en contacto con agentes químicos.

La alfarería es en realidad dar forma y cocer el barro poniendo adornos luego el collar.

En Argelia hoy en día tienen técnicas caseras. Para comenzar juntan el lodo con agua y después le dan la forma que les apetece. El decorado de la artesanía de Marruecos combina la escritura sudanesa con motivos naturales y también elementos simétricos conservando la frugalidad. En los talleres de El cairo actualmente se utiliza el fango con mucha agua y después se pone al sol dos días. Después de darle el sol el tiempo oportuno se trocea en partes muy pequeñas que se sumergen en agua y a continuación se perfila la mezcla.

Cuando fabrican los pucheros, los profesionales desvelan su creatividad y soltura. Los floreros se tienen que meter en el horno posteriormente con objeto de que se consoliden. Los hornos presentan diferentes formas, en Argelia van a ser triangulares y se componen de 2 partes, la zona que da calor a el combustible y la cámara donde se insertan los botijos. Dentro de esta cámara suelen estar apiladas las piezas durante seis horas alcanzando los 800 grados, tienen que introducir las vasijas cuidadosamente puesto que deben de caldearse por todas partes.

El esmaltado y sin duda el colorido serán claves de cara a intuir de donde proviene el botijo, dado que hallamos tradiciones arraigadas de instalar elevadores neumaticos que continúan con el paso del tiempo y obviamente van a diferenciar unos objetos de otros.

En túnez tras hornear el puchero se utiliza un barniz claro y un poco después se le da esmalte anaranjado o incluso azul y naturalmente se pone en el horno otra vez.

Los gobernantes deben proteger este trabajo con la intención de que se siga haciendo ya que se trata de un trabajo que se hacía en la antigüedad y sin duda se valora mucho actualmente.

Las personas quieren comprar obsequios únicos y por tanto una buena elección es dar un toque personal a una pieza de cerámica usando los coloridos que nos apetezcan o incluso añadirle alguna nota.

Comparte este post...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisShare on Tumblr